Compartir

El peleador de peso semi completo Jon Jones se presentó este martes ante la Comisión Atlética del Estado de California, en busca de ser reinstalado como peleador activo en este Estado, luego delos hechos ocurridos durante la celebración de UFC 214 en julio del 2017, cuando tras arrebatar el título a Daniel Cormier, diera positivo a examen antidoping, en muestra recolectada previo a el evento.

El resultado fue revertido a “No Contest”, y recibió 15 meses de suspensión por el uso de esteroides. La suspensión inició el 28 de julio del 2017 (día en que se tomó la muestra de orina), hasta el 28 de octubre del año en curso.

Tras lo hechos, la CSAC, suspendió la licencia de Jones, ademas de multarlo con 205 mil dólares.

La mañana del martes 11 de diciembre del 2018, luego del protocolo y presentación de pruebas de inocencia, así como argumentos sobre el daño a la reputación del peleador por parte de la prensa, la Comisión le otorgó de permiso temporal para volver a pelear en California, e invitó a el ex campeón de peso semi completo a comprometerse a ser un ejemplo para la comunidad y las nuevas generaciones de jóvenes deportistas.

AL mismo tiempo, se le hizo una reducción a la multa de 205 mil dólares impuesta al peleador originalmente.

Jon Jones, tiene ya una pelea programada para este 29 de diciembre, para enfrentar por segunda ocasión a Alexander Gustafsson, por el título de peso semi completo.