Compartir

La Comisión Atlética del Estado de California (CSAC) revocó la licencia de peleador de Jon Jones y lo multó por $205,000 dólares en la audiencia celebrada este martes.

La comisión optó por revocar la licencia de Jones hasta que resuelva su situación con USADA y cumpla la sanción correspondiente.

El abogado de Jones no refutó el dopaje positivo, pero argumentó que no lo hizo a propósito. Se hicieron pruebas a los 15 suplementos del peleador, además de sus cremas para masajes y ninguna resultó contaminada por Turinabol.

“Esta situación es realmente muy, muy mala. No entiendo cómo pudo haber pasado ni cómo entró la sustancia a mi sistema. No tengo idea de cómo pasó, solo estoy intentando averiguarlo, como todos los demás.”

Durante los cuestionamientos a el peleador, negó rotundamente haber acudido a tutoriales de USADA, sin embargo fueron firmados por él. Admitió que fue su equipo quien se encargo de ellos.

Para agravar la situación, Jones aun tiene una prueba mas dura, la audiencia con  USADA, con quien enfrenta hasta cuatro años de suspensión, por el hecho de repetir faltas al código antidrogas.

Jones, había dicho en el pasado que ya no es el mismo tipo inmaduro de antes, como cuando esto sucedió por primer vez. Mantiene su postura de que no es un tramposo “la ciencia me está jugando una broma”, dijo.

“Hacer rampa una semana antes de la pelea no tiene sentido y arruinar todos los meses de preparación es estúpido. No soy la misma persona que era hace tres años, cuando me agarraron por el accidente de auto.”

En UFC 214, Jones derrotó a Daniel Cormier par arrebatarle el cetro de las 205 libras, sin embargo, el resultado fue revertido por la CSAC, tras dar positivo al examen antidoping, esto en el mes de septiembre cuando el resultado fue confirmado. A consecuencia, UFC desconoció a Jones, y reinstaló el cinturón a Cormier.