Compartir

Las malas noticias no terminan para el campeón de peso semi completo de UFC Jon Jones.

Jones fue sometido a un examen antidoping en relación con UFC 232, por la VADA (Agencia Voluntaria Antidopaje). Como resultado, Jones dio positivo mostrando algunos residuos de Tiranubol, aparentemente pertenecientes a el consumo de hace casi dos años, cuando se le sancionó por el uso de sustancias ilegales durante la celebración de UFC 200. Lo anterior fue revelado por parte de las CSAC, a MMA Fighting.

Jones registró 33 pico-gramos de la sustancia antes mencionada. La muestra de orina fue colectada el 28 de diciembre, un día antes del combate en el que derrotara a Alexander Gustafsson, en Los Angeles.

A pesar de los resultados, la Comisión del Estado de California, no tomará ningúna acción en contra de Jones. De acuerdo a palabras de el Ejecutivo de la CSAC Andy Foster, estos residuos pertenecen a el consumo de julio del 2017, cuando Jones fue sancionado al respecto con 15 meses de suspensión.

Al mismo tiempo, Foster dijo que los exámenes consecuentes al del 28 de diciembre por parte de VADA, han regresado limpios, incluyendo el del día de la pelea, el 29 de diciembre.

Por su parte el encargado del programa anti drogas de UFC Jeff Novitzky, dijo no estar sorprendido de que Jones aun presente algunos residuos de Metabolitos M3 en el sistema, ya que estos se alojan en el cuerpo por mucho tiempo, y suelen ser notables en exámenes cuando el atleta en cuestión es sometido a fuertes cargas físicas, incluso en el corte de peso.

Jones, aun tiene una audiencia pendiente con la Comisión Atlética del Estado de Nevada, para comparecer sobre los residuos presentados en el examen antidoping realizado una semana antes de su pelea ante Gustafsson en diciembre. Razón por la cual, el evento UFC 232, fue cambiado de sede, de Las Vegas a Los Angeles.