Compartir

Joanna Jedrzejczyk, estuvo en el trono de la categoría paja desde marzo del 2015, al derrotar a Karla Esparza en UFC 185. A partir de ahí realizó 5 defensas del cetro, hasta caer a manos de Rose Namajunas en noviembre del 2017 en UFC 217. En aquel momento fue noqueada por Namajunas en el primer asalto.

La revancha se dio el pasado sábado 7 de abril en UFC 223 en Brooklyn, NY., en una pelea totalmente diferente que se fue a al distancia, pero que una vez mas le registró una derrota, en la cual no quedó conforme con la decisión.

Jedrzejczyk, dijo sentirse bien con su desempeño y la pelea que ofreció. Dijo estar contenta por su desempeño, pero enfatizó que la pelea no fue bien calificada, incluso asegura que la decisión debió haber sido a su favor.

Cuando escuché a Bruce Buffer dar la calificación, esperaba un triunfo por decisión dividida, pero oí que era unánime la decisión, y pensé que había sido muy fácil, incluso se lo dije a mis coaches. La decisión fue para ella.

Fue una gran sorpresa, los números no mienten. 142 a 84 en golpes lanzados, y 132 aterrizados por 83 de Rose. Esa es la respuesta.

Joanna, asegura que el asalto mas cerrado fue el segundo. De la misma manera cree que parte de su triunfo fue a la gran cantidad de patadas que descargó en contra de Namajunas.

“Yo estaba lista para pelear hasta 10 rounds. Antes de terminar cada descanso entre rounds, yo ya estaba preparada para salir, ya estaba de pie.

“De haber sabido que iban a calificar así, no dejo nada a los jueces. Pero bueno,creo que también pude haber hecho un poco mas para finalizar la pelea. Pero no me voy a quejar, soy mucho mejor peleadora. Me siento muy bien por lo que hice.”

La ex campeona habló también sobre su futuro inmediato.

Por ahora quiero descansar. Fue un largo campamento y voy a tomar vacaciones, descansar. Iré a Polonia, pero creo que merezco una pelea mas contra ella. No por nada fue la campeona por muy largo tiempo. No creo que haya nacido aun una peleadora que pueda romper mi récord de defensas de título, o el de Ronda Rousey.