Compartir

UFC 234 resultó más dramático de lo que se esperaba. La salida de la cartelera de Robert Whittaker por cuestiones de salud inquietó a la comunidad y surgieron diversas voces pronunciándose sobre este tema.

Pero uno de los protagonistas de la noche, Israel Adesanya, quien derrotó por los puntos a la leyenda Anderson Silva, sigue estando en el ojo del huracán y no es para menos. Previo a UFC 234, Dana White había dicho que la pelea entre Israel y Anderson arrojaría al siguiente contendiente al título de las 185 libras.

En tanto, Kelvin Gastelum salió a dar entrevistas con un cinturón ajeno a él y pronunciándose así mismo como el nuevo campeón.

Ya en el tema principal, el peleador de origen africano cree que ha hecho lo suficiente para ganarse la siguiente oportunidad al título de Whittaker.

”A largo plazo, yo soy el contendiente número uno. Soy el tipo peleando por el cinturón. No me importa, Kelvin o Rob, quien sea. Yo estoy peleando por el cinturón. Quien sea que tenga el cinturón, porque vi a Kelvin caminando con un cinturón y no sé quién se lo dio”.

Muchos esperaban una actuación aplastante de Adesanya sobre el veterano Silva, quien demostró valor y fortaleza física a pesar de sus 43 años.

No soy estúpido. No soy como todos los demás que pelearon con él y cayeron en su telaraña. He visto mucha gente caer por sus trucos. Así que no volvería a caer en su juego otra vez.

Sin duda alguna, el elemento Adesanya le ha puesto un ingrediente extra a la fórmula de los pesos medianos, tornando muy interesante lo que pueda venir en los próximos días en el futuro de esta división.

Compartir