Compartir

Una de las enseñanzas mas nutritivas del deporte de las Artes Marciales Mixtas, es que aquí realmente no hay nada escrito. Hay muchos deportes que usan la misma frase, asegurando que su actividad es la más impredecible, y aunque no están del todo equivocados, tampoco es absolutamente cierto.

La realidad es que este deporte de contacto, es “otro boleto” totalmente. Un combate es justa máxima entre dos personas. No hay competencia más completa y sublime entre dos hombres, por lo que el adjetivo de “impredecible”, le horma a la perfección.

Un ejemplo certero es lo sucedido en el evento de UFC 220, donde vimos la caída de una verdadera bestia de nombre Francis Ngannou, ante la experiencia e inteligencia de un tipo todo terreno como Stipe miocic.

Por un lado, el camerunés es conocido por su fuerza bruta, sin ir más lejos, recientemente se le registró como el hombre con mas fuerza en los puños, que camina por este planeta, esto luego de pruebas científicas. Sin embargo, la otra cara de la moneda la aportó Miocic, quien supo atacar los huecos vulnerables de su oponente para mantenerse como campeón.

Lo impredecible o “nada está escrito”, radica en que si esta hubiese sido una pela de box, las probabilidades para Ngannou hubieran sido de un 90% a favor. Ya que al usar solo lo puños, prácticamente todo estuviera escrito.

Previo a este combate, Nagnnou arrasó en la división, destrozó a todo el que se le puso enfrente finalizando a todos sus oponentes, cinco de ellos por KO y una sumisión (4 en el primer asalto). Sin ir más lejos, en su última entrada a la jaula estuvo cerca de arrancarle la cabeza a Alistair Overeem, con una especie de uppercut con la mano izquierda.

Esa es la belleza de las MMA. Al ser un deporte mucho más completo, brinda la oportunidad de empaparse viendo a los mejores peleadores del planeta, a aquellos que utilizando todas sus habilidades, talento y armas corporales, nos regalan pinceladas en el llamado arte de la pelea.

Tras la primera derrota de Ngannou dentro de UFC, veremos de que está hecho realmente, es decir, se levanta, se estanca o avanza en su carrera. Con lo mostrado en la última pelea, ya nadie le va a jugar de la misma manera. Con la lección proporcionada de manera gratuita por Miocic, todos tratarán de emular lo hecho por el croata.

Es aquí donde se ve la verdadera sangre y corazón de un peleador, aquel que se distingue del guerrero que hace historia o uno mas que se le esfuma el alma. Donde se separan los hombres de los payasos.

Hay grandes peleadores con gran pegada, y que ahora le pondrán a prueba la quijada a Ngannou, aquellos que lo llevarán al suelo sabedores de sus debilidad estando de espaldas a la lona o contra la reja, aquellos que sabrán que manteniéndose fuera de sus puños, lo verán respirar hondo y profundo al final del primer asalto, para aniquilarlo posteriormente.

La pregunta es: ¿De que está hecho Ngannou? ¿Hasta dónde puede llegar, hasta donde le permitirán llegar? Ahora podremos ser testigos si realmente por las venas le corre sangre de guerrero.

Eso, está por verse. Gracias a la lección ofrecida para el mundo del MMA a través de Stipe Miocic, todos deberán agradecer el tutorial que no encuentras en ningún manual de Kung Fu, ni en YouTube. Dejó un manual muy claro y especifico con los pasos a seguir para vencer al gigante africano. Veremos quién es capaz de ser tan inteligente como el croata, quien dejó claro que “vale más maña que fuerza”.

Por lo pronto, los planes de Dana White de llevar UFC a África usando como imagen y punta de lanza a Francis Ngannou, tendrán que ponerse en pausa.