Compartir

Este domingo, el boxeador canadiense y ex peleador de UFC, Tim Hague, falleció por muerte cerebral víctima de las lesiones recibidas a manos de su compatriota Adam Brainwood, durante un combate de box celebrado en Edmonton (Canadá), el pasado viernes.

Hague fue derribado varias veces durante los dos asaltos que duró la pelea, pero luego de que el púgil de 34 años cayera violentamente sobre el cuadrilátero sin mostrar signos de conciencia, el juez determinó ganador por nocaut a Brainwood.

Minutos más tarde y en presencia de personal médico, Hague logró ponerse de pie y salir de la lona ayudado por sus colaboradores. Sin embargo, fue traslado a un hospital, donde su estado de salud empeoró debido a las contusiones y la gravedad de las lesiones cerebrales.

Hague falleció el domingo en un hospital de Edmonton después de estar en estado crítico durante todo el fin de semana, esto lo informó su familia en un comunicado publicado en la página de Facebook de su hermana.

“Es con enorme tristeza y angustia que informamos que Tim ha fallecido hoy. Estaba rodeado de familia, escuchando sus canciones favoritas. Lo extrañaremos mucho. Pedimos privacidad durante este tiempo difícil.”

Durante su carrera de MMA, Hague acumuló un récord de 21-13 con 15 nocauts y cuatro sumisiones. Derrotó a Pat Barry en el primer asalto en su debut en UFC en 2009, pero perdió sus siguientes tres peleas y fue puesto en libertad por la promoción.

Este fue el último combate de Hague, lo sucedido es una tragedia, pero hay quienes dicen que murió haciendo lo que más amaba en la vida: pelear.

Descanse en paz Tim Hague.

Compartir