Compartir

¿Quién no ha extrañado a ‘The Korean Zombie’?

Han pasado poco más de 3 años desde el combate más reciente del peleador coreano Chan Sung Jung, ‘The Korean Zombie’, cuando enfrentó por el título peso pluma a Jose Aldo el tres de agosto del 2013.

Se ganó el respeto de la comunidad de las artes marciales mixtas al protagonizar batallas épicas contra peleadores del más alto nivel y hoy estamos más cerca que nunca de su regreso, luego de haber cumplido con los requerimientos militares de su país y de salir de una serie de lesiones.

Han sucedido tantas cosas desde aquel año 2013; en la división pluma de UFC los cambios han sido tales que hoy en día la categoría está más abierta que en ningún otro momento de su historia.

Con las expectativas que genera estar fuera de las acciones de un deporte de élite, programar una pelea contra Dennis Bermudez (16-5) quien ha demostrado cosas muy interesantes en las 145 libras es una buena llamada para protagonizar una cartelera de UFC en Houston, Texas, este 4 de febrero.

Los estilos.

Bermudez se ha caracterizado por una movilidad efectiva dentro del octágono, y a pesar de su excelente base de lucha, le gusta intercambiar golpes de pie. La presión que ejerce sobre sus contrincantes puede llegar a ser muy desgastante, pero posee un buen cardio. Cabe destacar que viene de dos victorias en fila sobre peleadores que si bien no están arriba en el ranking, representan una prueba nada sencilla en las 145 libras.

El ‘Zombie Coreano’ es un peleador que siempre va hacia el frente, con buenas combinaciones de boxeo, patadas altas y con una quijada a prueba de todo tipo de golpes. Si la pelea se va a la lona, puede hacer uso de sus largas extremidades para controlar la pelea en el terreno. Además, el jiujitsu del coreano es de muy buen nivel.

La duda es cómo regresará después de estos años de ausencia. Si Jung entra al octágono con un buen campamento la historia de la pelea será muy clara. Si combinamos los estilos de ambos peleadores y el detalle anterior, la pelea puede ser una verdadera guerra y a sabiendas de lo que nos tiene acostumbrados el coreano, una posible pelea del año. Estamos hablando de un guerrero en toda la extensión de la palabra que llegará con una inactividad prolongada. Algo que no podemos dejar de considerar.

Veremos qué sucede en el pleito, pero recibimos al peleador coreano con los brazos abiertos.

@BenyairUlaje