Compartir

La noche del 13 de mayo en el evento de UFC 211, vio el regreso de Eddie Alvarez en contra de un hombre que venía de una victoria como lo es Dustin Poirier. Una pelea pactada en las 155 libras, en la cartelera realizada en el American Airlines Center de Dallas, Texas.

RD1:
Arranque con intercambios propios de dos hombres que saben tirar golpes. Los ataques de uno siempre siendo respondidos por el otro. Combinaciones certeras a cargo de Álvarez, bien absorbidas por Poirier. Intercambio de izquierdas poderosas por parte de ambos, pero ninguno se inmuta. Un asalto que dejó de ser de estudio, para convertirse en un cacería con la escasez de presa.

RD2:
Un combinación de Álvarez, con la derecha y la izquierda que ponen contra la reja a Poirier, para congelar la pelea ahí. El combate vuelve al centro de la jaula. En el contra ataque, Poirier coloca una severa zurda a Álvarez, para mandarlo contra la reja fuera de órbita, y otra vez Poirier coloca ahora una patada de izquierda, pero ante la tempestad Álvarez se mantiene de pie. Con todo en contra Álvarez, regresa en la contienda para meter las manos a Poirier ahora convirtiéndose en el agresor. La pelea se va contra la reja, Álvarez se adueña de la situación, cuando llega una rodilla ilegal, mientras Poirier tenía ambas manos tocando la lona, por lo que se detiene el combate declarando una pelea nula.

Una increíble pelea que desafortunadamente termina sin decisión bajo las reglas de seguridad para los peleadores.

Durante la entrevista posterior, ambos peleadores mostraron su inconformidad por la manera en que terminó la contienda. La gente abucheó a Álvarez, culpándolo de lo sucedido, sin embargo, fue el mismo Poirier quien pidió respeto por su compañero de profesión, argumentando que no hay culpables.

 

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta