Compartir

Demetrious Johnson, se ha mantenido bastante distante de sus retadores desde que se ganó el cinturón inaugural de peso mosca en UFC 152 hace tres años. Han sido seis claras defensas de su cinturón desde entonces, pero en su primera pelea como campeón, parecía encontrarse con un verdadero reto, John Dodson. A Dodson le faltó experiencia y terminó cayendo por decisión, pero lució el potencial para ser el rival en quitarle el cinturón, y ahora en su segundo intento, tiene la oportunidad de su vida.

No ha sido me circunstancia que Demetrious Johnson (22-2-1) esté colocado en el tercer lugar del ranking de libra-por-libra, por encima de peleadores de renombre como Fabricio Werdum,Ronda Rousey y Robbie Lawler, entre otros más. Johnson está ahí porque es considerado uno de los mejores peleadores del mundo. No obstante, aunque ha tenido un éxito dominante desde su aparición en la división, John Dodson ha estado siempre a medio paso atrás, esperando el momento para poder rebasarlo, y por fin viene esa oportunidad.

Dodson (17-6) es el contendiente número uno con justa razón. Su llegada a UFC fue por medio de The Ultimate Fighter, ganando la temporada catorce en el 2011 con contundentes victorias e incluso obteniendo un nocaut técnico en menos de dos minutos sobre el actual campeón de peso gallo, TJ Dillashaw, para ganar la final.

Han sido largas semanas para Johnson y Dodson en sus respectivos campamentos de entrenamiento, donde seguramente han revisado repetitivamente cintas de peleas pasadas de su rival, intentando de armar la estrategia ideal para potenciar sus mejores herramientas. Sin embargo, es una tarea altamente complicada buscar huecos en los juegos de cada uno. Tanto Johnson como Dodson son peleadores explosivos, considerados dos de los más veloces peleadores en todo UFC, y a pesar de sus rápidos movimientos, ambos logran mantener su desarrollada técnica intacta. Los dos combinan bien en su pelea de pie, incluyendo derribos y trabajo de clinch en sus ataques, tienen una sólida lucha y el potencial para noquear a quien sea.

Los dos peso mosca son tan parecidos que su primer encuentro tuvo altibajos para los dos lados. Dodson incluso logró poner a Johnson sobre la lona con poderosos golpes en el segundo round, pero en últimas, Johnson pudo manejar el ritmo de la pelea a lo largo de los cinco rounds mientras Dodson decaía. La segunda vuelta promete incluso más emoción. Los dos se conocen bien, habiendo compartido cinco largos rounds de combate, sintiendo la pegada de cada uno, la fuerza en la lucha y el ritmo de trabajo. Aunque Johnson sigue teniendo más experiencia, enfrentando a los rivales más complicados y resistiendo en múltiples ocasiones los cinco rounds, Dodson ya sabe cómo prepararse para igualar el ritmo, y sabe lo que requerirá para manterlo durante 25 minutos.

El explosivo combate estelar entre Johnson y Dodson – como en muchas ocasiones en peleas – es difícil de predecir; pero se espera ver un intercambio constante en velocidad máxima y técnica pulida como han acostumbrado ambos a lucir. Como siempre, el campeón es campeón, y Johnson más que sólo el rey de la división, ha sido un rey dominante, por lo que llega como favorito. No obstante, Dodson es el reto mayor de la división y si hay alguien que tiene la oportunidad para renovar la división es él. ¿Veremos a Johnson mantener su cinturón o Dodson alzarse en victoria para sacudir la categoría?

Nota Cortesía UFC Español

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta