Compartir

Luego de toda la polémica que ha levantado el incidente entre Cristiane Cyborg y Angela Magaña, llegó el turno para que la brasileña diera un mensaje.

A continuación compartimos el mensaje íntegro de la peleadora brasileña:

“Querida Nación Cyborg,

Busqué la palabra ‘cultura’ en el diccionario y decía, “El comportamiento social y normas encontradas en sociedades humanas” lo cual me hizo empezar a pensar en todas las diferentes culturas que han formado mi manera de ver y como esas experiencias han esculpido mi entendimiento de la vida y las relaciones, y me hizo querer compartir mis pensamientos sobre esto con la Nación Cyborg.

Los valores fundamentales de la cultura son aprendidos por aquellos que están en roles de liderazgo en las comunidades en las que vivimos. Cuando yo empecé a entrenar en Chute Boxe en Curitiba, aprendí el verdadero espíritu del combate viendo a leyendas como Wanderlei Silva, Shogun y Cyborg entrenar todos los días en el gimnasio.

Todos veían a estos peleadores como un ejemplo, veíamos el trabajo duro, corazón y dedicación que se necesitaba para ser un Campeón Mundial, y aprendimos a no esperar menos que eso de nosotros mismos. Entrenando junto a estas leyendas del deporte, aprendimos a ganar con orgullo, y si una derrota sucedía, a lidiar con ella con integridad. Aún cuando ya no entreno con Rudimar Frederigo y el equipo Chute Boxe en Curitia, aún creo que represento la cultura del equipo y los valores que damos al honor, respeto y disciplina. Es por eso que aún ondeo la bandera de Chute Boxe toda mi carrera.

La manera en la que escogemos a nuestros amigos es muy diferente a la manera en la que las compañías escogen con quien forman relaciones de largo plazo para trabajar. El éxito de cualquier unión de una compañía se mantiene en la habilidad de los dueños de unir valores fundamentales de las dos compañías, dando énfasis especial al desarrollo de comunicación que puede resultar en un conflicto positivo cuando ocurren problemas o malentendidos.

Similar a mi tiempo en Chute Boxe, he aprendido que como en la pelea, la cultura en los negocios es desarrollada por aquellos con éxito y algo perfil en la compañía. Ejemplos de liderazgo se aprenden de la cima hacia abajo, y esto resulta en lo que eventualmente se convierte en la cultura de la compañía, y la identidad de sus relaciones y asociados.

Cuando se hacen comentarios despectivos en la cima, marca un ejemplo de que esto es aceptable dentro de la compañía, permitiendo que individuos de nivel más bajo sigan los ejemplos de los líderes, estableciendo la cultura y prácticas de la compañía.

No es secreto que he sido víctima de bullying en línea. Durante épocas en mi carrera se ha sentido como si un equipo de escritores usaran el internet para moldear la visión pública de la marca de mi propia compañía, frecuentemente intentando que yo sea la cara del abuso de anabólicos en el deporte del MMA.

Han pasado algunos años desde que alguien dijo que parecía “Wanderlei Silva en un vestido”, no se siente tan lejano cuando escuché a alguien darme como consejo el cortar mi pene para dar las 135 libras en la báscula. Cuando la gente ve las acciones de la gente de alto perfil en la compañía promocionadas en redes sociales sin consecuencias o una disculpa pública, lo ven como un comportamiento aceptable dentro de la compañía, y en ocasiones piensan que es una oportunidad de autopromoción alentada.

Nunca debe ser aceptable para una compañía el permitir que sus atletas desarrollen una cultura donde el acoso sexual, los prejuicios raciales, o la discriminación en contra de las mujeres sea aceptable en el lugar de trabajo. Cuando dos compañías trabajan juntas, no solo es el dinero, pero las relaciones dentro de esas compañías que establecen el valor, duración, y éxito de esas sociedades.

Sentirse bienvenida, respetada, y teniendo la confianza de que dos compañías están buscando las mismas metas es esencial para cual éxito en un compromiso de largo plazo. Mientras las ganancias son importantes, no puede ser el único factor al determinar la unión de dos compañías.

¿Qué es un hombre que ganó dinero, si gana todo el mundo y pierde su propia alma? ¿Qué tiene que dar un hombre a cambio de su alma?

Para mí, las cosas que valoro son simples. Soy una chica de familia y de Brasil que no le impresionan las luces del show o el sonido del radio. Si bien doy un valor al dinero, también conozco la felicidad de trabajar en una compañía que valora el respeto, la lealtad y la honestidad entre sus asociados, y desalienta el tener un lugar de trabajo donde el acoso sexual, prejuicios raciales, y discriminación en contra de los peleadoras femeniles es promoción aceptable.

Amor,
Cris Cyborg”

Compartir