Compartir

Tras las declaraciones vertidas por Conor McGregor en su entrevista de PPV, el presidente de UFC, Dana White le mandó una advertencia amistosa.

McGregor dijo que su próxima pelea será en un cuadrilátero contra Floyd Mayweather sin importar lo que UFC tenga que decir al respecto. Dana fue claro en su postura y dejó ver su descontento con los comentarios de su gallina de los huevos de oro.

“Siempre le he mostrado respeto a Conor, y si quiere irse por ese camino con nosotros, déjenme decirle que será una caída épica.”

Acto seguido le preguntaron si cree que así sea como vayan a darse las cosas y se limitó a responder en tono cortante:

“No lo sé, no depende de mí.”

McGregor estuvo muy activo en Instagram previo a su entrevista -la cual deliberadamente fue programada en un horario que coincidiera con las peleas en Denver- y se mofó de UFC diciendo que su entrevista sería más vista que el evento de la empresa que lo convirtió en estrella mundial. Cuando se le pidió su opinión al respecto Dana evitó entrar en detalles.

“No escuché todo eso, pero bueno, cuando estás a punto de hacer un pago por evento y cobrarle 5 dólares a la gente por oírte hablar, es seguro que tienes que decir mucha mi***a loca.”

Finalmente, cuando se le preguntó qué tan reales ve las posibilidades de que la pelea entre McGregor y Mayweather se lleve a cabo, Dana recurrió al sarcasmo.

“Estas son las posibilidades: las mismas que tengo yo de ser el mariscal de campo suplente de Tom Brady el día del Super Bowl.”

“Hice una oferta porque Mayweather estaba mintiendo. Él dice que hizo una oferta y no fue cierto, así que yo hice una oferta real.”

 

Sigue siendo una interrogante si alguna vez veremos a McGregor y Mayweather en un cuadrilátero. Lo que sí es seguro es que esta novela va a durar mucho y dará de qué hablar durante todo el 2017.

Compartir