Compartir

La relación entre Colby Covington sigue en decadencia, y cada vez alcanza más profundidad, al punto de que el peleador está en busca de imponer una demanda a UFC.

Covington, ganó el cetro interino de peso welter al derrotar a Rafael Dos Anjos en junio del 2018, por lo que su acceso a una pelea por el cetro aparentemente estaba garantizada. Esta oportunidad llegó, y Covington no la tomó por una supuesta lesión, y en su lugar Darren Till enfrentó a el campeón Tyron Woodley, quien terminó derrotando al inglés.

Por lo antes mencionado, Covington fue despojado del título interino de 170 libras, y ahora en su lugar es Kamaru Usman quien enfrentará a Tyron Woodley por la corona. La molestia de Colby, ha sobrepasado las expectativas. Ahora piensa en demandar a UFC.

Esto fue lo que dijo en entrevista a MMA Junkie:

Creo que tenemos que ir a corte, y pienso en demandar. Seamos honestos: es como si Tom Brady gana el campeonato divisional y después el gerente de la liga te dice que no vas a estar en el Super Bowl por que no le caes bien, así no funcionan las cosas. Esto es un negocio y por que alguien no te cae bien, no le puedes cerrar las puertas. Esto es negocio, y se van a tener que tragar el que no les caiga bien, y hacer negocio conmigo, les guste o no.

Podría pelear con otros, pero lo que quieren es que gane menos dinero, mucho menos de lo que merezco por lo que me prometieron. Eso no va a suceder. Me he ganado una mejor paga, la merezco. Iré a corte, y viviré de lo que les quite. Les haré pasar un infierno, como ellos me lo están haciendo pasar a mi. Lo que están queriendo hacer es ridículo, no tiene sentido.

Por su parte Dana White, quien le dio la oportunidad a Usman, dijo que Covington no tomó la oportunidad cuando se le dio. Por esto, ahora deberá hacer fila y espera turno nuevamente.

La pelea entre Woddley y Usman por el título de peso welter será en UFC 235, el próximo 2 de marzo, misma noche en que Jon Jones expone por primera vez el título semi-completo ante Anthony Smith en Las Vegas.