Compartir

Chuck Liddell, regresó al las jaulas tras 10 años de retiro. Regresó el pasado sábado en la promotora Golden Boy MMA, solo para ser noqueado en el primer asalto por Tito Ortiz.

Un regreso innecesario, sin embargo, una meta y deseo personal que cumplió echándose a la bolsa mas de 200 mil dólares, nada mal para una pelea de menos de 5 minutos.

Pero que sigue? Pensábamos que lo sucedido en el Foro de Inglewood el pasado 24 de noviembre, sería suficiente para “The Ice Man”? Aparentemente fuego de pelea sigue encendido dentro de Liddell, o al menos eso da a entender.

No quiero pensar en eso por ahora. No estoy en mi mejor estado mental para tomar una decisión ahora. No se si me retiro, o no. Me siento bien, me divertí, ya veremos.

Me siento bien ahora. No me siento mal. No creo que haya sido tan dramático el nocaut. Estuve en condiciones de contestar toto lo que me preguntaron. Cuando me hicieron las preguntas preventivas, no tuve problemas. Contesté todo, me sentí bien.

La rivalidad entre Ortiz y Liddell, ha tomado tintes personales hace muchos años. Cuando se le preguntó si tras el combate estaba listo para dejar la rivalidad atrás, esto fue lo que contestó.

No sé que decir al respecto. Lo respecto. El peleó conmigo y todo aquel que entra a una jaula y pelea, merece respeto. Yo lo respeto. Por eso lo respeto, respeto su trabajo.

Se preparó para la pelea y vino a hacerlo, me ganó.

Cuando Liddell, hizo el anuncio de su regreso en el mes de mayo, dijo que quería al menos hacer un par de peleas, incluso, habló de una pelea en contra de Jon Jones.

Compartir