Compartir

Carlos Condit cayó en dos dolorosas derrotas, mismas que lo orillaron a pensar en el retiro. Tras perder en la que buscaba ser el campeón de peso welter ante Robbie Lawler a inicios del 2016, se mostraba devastado, decepcionado y amenazó con el retiro. Ocho mese después regresó para pelear en contra de Demian Maia, esta vez la derrota sería aun mas dolorosa luego de ser sometido en menos de dos minutos en el primer asalto.

Tras estas actuaciones, parecía inminente el retiro del pelador de 33 años, sin embargo, hace unas semanas se anunció su nueva pelea contra de Neil Magny en UFC 219

Fue un año de de reflexión en donde el “The Natural Born Killer”, asegura que el fuego por seguir peleando sigue encendido. Así lo dijo para MMA Hour.

“Ese sentimiento nunca se fue realmente. Soy peleador, esto es lo que amo hacer, y siempre hay factores que se toman en cuenta al hacer decisiones. Y a pesar de otras cosas que he estado haciendo, sabía que quería pelear, probablemente quiero hacer esto hasta el día que muera.”

Condit, acepta el hecho de que combate ante Maia fue una decepción, ya que siempre ha sido competitivo. Dijo que a pesar de haber perdido antes no se sentía mal, ya que dio todo lo que tenía, sin embargo, ante Maia fue algo simplemente decepcionante.

Durante el tiempo que se mantuvo alejado de los reflectores, y mayormente del gimnasio, se dedicó a trabajar para una compañía de ventas médicas y comenzó una compañía de café llamada Hundred Hands Coffee. A pesar de esto, el instinto de regresar a entrenar le llamó.

Finalmente, el ex campeón interino y ex campeón welter de la desaparecida liga WEC, dio mas razones por las cuales está de regreso en la jaula.

“Hay muchos factores, aun amo pelear, amo entrenar, me encanta el proceso y me gusta la gente de la cual me rodeo. Amo a mi equipo y honestamente también cuenta el factor económico. No soy graduado de una carrera, no tengo muchas opciones ni otros planes. Tengo cuentas que pagar y bocas que mantener, así que, me pondré los guantes y entraré a la jaula.”