Compartir

La noche del sábado 8 de diciembre dentro de la cartelera de UFC 231, Brian Ortega cayó a manos de el campeón Max Holloway en su búsqueda de alcanzar el cetro de peso pluma.

4 rounds de recibir vasto castigo, que desembocaron en una detención medica al terminar el cuarto episodio. Nariz rota, profusa hemorragia y el ojo derecho severamente dañado, estas fueron las causas para detener el combate.

Un peleador de la talla de Ortega, quien aguantó de todo, no conciben la idea de echar un paso atrás, no se rinden, sin embargo, esta vez no estaba en manos del peleador la decisión, pero al final de cuentas está de acuerdo con la decisión.

Mediante redes sociales, el peleador de Los Angeles, California., se manifestó.

El Doctor detuvo el combate y estoy de acuerdo. La nariz rota, un dedo pulgar roto, pero estaba dispuesto a morir ahí adentro. Regresaré. Gracias a todos los que creen en mi y me apoyan.

Ortega llegó con marca de 15-0 a este combate, una oportunidad que se ganó a pulso, sin embargo, y a pesar de las dudas sobre el estado de salud de Holloway (venía de un problema de costución), este lució certero, frío y contundente.

Ortega es un joven de 27 años, que tiene un brillante futuro gracias a su talento y habilidades. Veremos pronto su regreso reiniciar su camino a la cima.

Que opinas de el trabajo de Brian Ortega? Deja tu comentario sobre este y otros temas en nuestras redes sociales.

Compartir