Compartir

A tan solo unas horas de defender por segunda vez el título de pero gallo de UFC, la campeona Amanda Nunes, presentó problemas de salud aparentemente causados durante el corte de peso. Nunes fue trasladada al hospital, y luego de los exámenes pertinentes los médicos la dieron de alta. Sin embargo, Amanda decidió no pelear argumentando que no se sentía en óptimas condiciones.

Por lo tanto, la pelea estelar de la noche en donde enfrentaría a la retadora peruana Valentina Shevchenko fue removida del cartel. Tras la celebración de UFC 213, finalmente Amanda Nunes rompe el silencio para dar su versión de los hechos, y aseguró que sus malestares no están relacionados con lo revisado por los médicos.

Este es el comunicado emitido por Nunes:

“Todos esperan escuchar mi versión de la historia…tengo sinusitis crónica. Ya he peleado sintiéndome mal, pero esta vez no pude. Durante la ceremonia de peso no podía respirar y me sentía fuera de balance por la presión de la sinusitis. No estaba en condiciones de arriesgarme a ser golpeada con tanta presión en la cabeza. Fui llevada al hospital después de la ceremonia de peso y revisaron mi presión sanguínea y deshidratación, en eso estuvo basada mi alta médica. Al día siguiente regresé y me hicieron una tomografía y encontraron que había empeorado, me recetaron antibióticos y me mandaron con el especialista. Nunca he faltado a una pelea antes. Ofrezco disculpas a todos mis seguidores, les compensaré con una buena actuación la próxima vez que entre a la jaula. La pelea será re programada. Aun quiero esta pelea. Aun quiero a esta oponente.”

Se especula que la pelea tendrá lugar en la cartelera de UFC 215, en Edmonton, Canadá, el 9 de septiembre. De acuerdo a palabras de Dana White, Nunes no volverá a estar en la pelea estelar de la noche en el futuro.