Compartir

Aaron Pico es conocido por su prolífica carrera en la lucha olímpica. El joven de veinte años de edad, además, fue boxeador amateur. Es en el boxeo donde se desenvuelve como pez en el agua, según sus propias palabras.

Por supuesto, yo creo que mi boxeo es mejor que mi lucha. Para ser honestos, pienso que es justo decir que mi boxeo es mucho mejor que mi lucha. Me siento muy cómodo boxeando y he estado haciendo sparring muchas veces con tipos buenos en el gimnasio Wild Card.

Pero a partir del sábado, Pico será juzgado desde el banquillo de las artes marciales mixtas, ya que hará su debut profesional como peleador en un evento con todos los reflectores, cuando se enfrente al veterano Zach Freeman en Bellator Nueva York, en el legendario Madison Square Garden.

Daniel Cormier, campeón semi completo de UFC, llamó a Pico como ‘el verdadero problema’, al tiempo que Scott Coker, presidente de Bellator, consideró firmar a Pico a los 17 años, pero esperó un año más tarde porque no funcionaría de esa manera.

¿Cuáles son las cualidades de este prospecto? Podemos empezar por lo más conocido de su arsenal, como lo es la lucha, pero sin olvidar la juventud que traerá vitalidad y fortaleza al deporte, hasta llegar a sus habilidades en el boxeo.

Debutar en un escenario como el MSG no es una tarea sencilla, mucho menos cuando compartes reflectores con nombres conocidos y leyendas del deporte como Fedor Emelianenko y el brasileño Wanderlei Silva, veteranos de PRIDE. 

Pero al mismo tiempo, es una plataforma soñada para cualquier peleador de artes marciales mixtas. En Aaron Pico muchos han colocado una etiqueta que pesa mucho; más en una nación competitiva en todos los aspectos como lo es Estados Unidos. Veremos si logra cargar con el pesado paquete de ser considerado como una de las promesas en el deporte.