Compartir

Durante muchos años, el ruso Fedor Emelianenko fue considerado el mejor peleador de artes marciales mixtas del planeta. Sus presentaciones causaban revuelo lo mismo en Rusia que en Japón, abarrotando una a una las arenas en las que su nombre era anunciado.

Peleador temerario y casi inexpresivo, Fedor ha construido una leyenda que quedará guardada en la historia del deporte. La interminable novela de su llegada a UFC, sus sumisiones de antología, las batallas que protagonizó aquí y allá son un regalo para los aficionados que crecieron con la extinta PRIDE, hito de nuestros tiempos.

En mayo de este año, si es que decide seguir su historia, Fedor cumpliría 17 años de carrera, algo similar a lo de Anderson Silva, quien lleva casi veinte años en el negocio.

Mañana, en San José, California, el ruso de cuarenta años hará su debut en Bellator 172, promoción que ha luchado por presentar buenas carteleras, aunque debemos decir que en los últimos tiempos sus peleas estelares han estado cubiertas por veteranos y muchas peleas controvertidas.

El combate de mañana podría ser un ejemplo perfecto de esta situación, ya que Fedor no está en su mejor momento, indudablemente. Su adversario, Matt Mitrione, no es una joya del deporte ni mucho menos, y su carrera de altibajos no me dejará mentir.

¿Es solo un espectáculo para los nostálgicos de la época de PRIDE? ¿Por qué no se ha retirado por completo? Podemos cuestionarlo, pero la leyenda de Fedor nunca ha estado en entredicho. Es una pelea atractiva por el nombre del ruso, y desgraciadamente no por la calidad y nivel en el que se encuentran los protagonistas.

Con un récord de 36 victorias, 4 derrotas y un combate nulo, Fedor entrará a la jaula de Bellator y mucha gente estará expectante, de eso no tenemos la menor duda. Su legado, su valía y personalidad no son para menos.

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta