Compartir

La pelea co estelar de UFC 208 nos brindaba la oportunidad de volver a ver en el octágono a la leyenda Anderson Silva, su rival, el #8 de la división, Derek Brunson buscaba catapultarse hacia el top 5 a costa de ‘La Araña’ que entraba a esta pelea en la posición 7.

Crónica de combate:

Round 1:

Pasarían 90 segundos para que Anderson lanzara su primer golpe. Silva se veía concentrado y contrario a su viejo estilo, manteniendo la guardia arriba todo el tiempo. Hacia la mitad del asalto por fin intercambian y Silva parece sacar la mejor parte ante un Brunson que parece demasiado precavido. Al final del asalto Silva se aferra al clinch y se come varios golpes en su afán de poder lanzar rodillas, al final aborta la misión y termina en el suelo para cerrar el round.

Round 2: 

Silva sale un poco más confiado y comienza a conectar ante un Brunson que permanece dubitativo. La pelea se va al suelo por unos instantes pero Anderson logra levantarse. Brunson intenta cambiar el ritmo de la pelea y la lleva contra la malla, cerrando la distancia y controlando a Silva. En los últimos treinta segundos aparece el viejo Silva, comienza a bailar e hipnotizar a Brunson y conecta una patada espectacular. Cierran el asalto con un impulso de confianza para Silva ante un Brunson que parece impresionado por la leyenda.

Round 3:

Brunson parece despertar pero la defensa de derribo de Silva luce en el primer minuto y frustra un par de intentos de Brunson quien debe conformarse con llevar la pelea a la malla. Vuelven al centro de la jaula y Brunson conecta un par de golpes pero comienza a acusar cansancio. Silva sigue dominando el aspecto mental y conectando esporádicamente. A noventa segundos del final Brunson por fin consigue el derribo pero pese a tener a Silva con la espalda en la lona es el brasileño quien controla la posición y conecta codazos desde abajo. El combate se diluye y Anderson Silva por fin rompe la malaria y regresa a la senda de la victoria.

Visiblemente emocionado Anderson Silva requirió algunos segundos para poder dar unas palabras.

“Gracias a todos aquí esta noche. Gracias NY, estoy muy feliz, gracias, gracias Dana, gracias UFC, gracias a mi familia y a mis hijos y antes que nada a Dios.”

“Sé que soy muy viejo para pelear pero dejo el corazón en la jaula. Cuando entro a la jaula pongo toda mi vida porque respeto a todos aquí, respeto a los fans, ahora solo vengo a pelear contento porque me encanta mi trabajo. Era mi sueño pelear en NY, gracias.”