Compartir

Ha logrado lo que ninguna peleadora del deporte en un corto periodo de tiempo. En su andar por las jaulas, ha implantado nuevas marcas que lucen complicadas de superar. Amanda Nunes, con un perfil muy bajo, ha puesto de cabeza las artes marciales mixtas femeniles.

Amanda Nunes, con autoridad, se ha colocado en lo más alto del ranking de las mejores peleadoras de todos los tiempos, con el peso de la historia que esto representa.

Y no es para menos: en el año 2016, conquistó el cinturón gallo de UFC al pasar por encima de Miesha Tate. Hasta ese momento, la brasileña ya había marcado una pauta al consolidarse como una seria contrincante para las mejores peleadoras del roster de la empresa más reconocida del mundo.

Poco después de coronarse como monarca de las 135 libras, se enfrentó ante la estrella femenil, que no mejor peleadora, Ronda Rousey, y con las manos en la cintura Nunes retiró a la ex campeona de UFC.

Luego entonces, se adjudicó dos defensas del cinturón peso gallo al derrotar a la actual campeona peso mosca, Valentina Shevchenko para luego detener a Raquel Pennington en su natal país.

La verdaderas campeonas demuestran su valía arriba de la jaula y lo hacen con autoridad. Así es como Amanda ha dominado con una cierta facilidad el panorama del MMA femenino dentro de UFC, que no es poca cosa.

Pero si hacía falta un trofeo para convertirse en la mejor peleadora libra por libra de todo el mundo era el que precisamente logró la noche de ayer, 29 de diciembre de 2018.

Durante más de 10 años, Cris Cyborg se había erigido como la peleadora más dominante y temeraria de todo el planeta. La brasileña barrió con varias divisiones en distintas promotoras, hasta al fin llegar a UFC, donde se esperaba que en algún utópico momento se enfrentara con Ronda Rousey. Pero Amanda mandó a Ronda al retiro y el choque entre las dos brasileñas era el más apto para determinar a la mejor peleadora en la actualidad.

Si Cyborg se hubiese quedado con el cinturón peso pluma, no tendríamos problema en nombrarla como la campeona de campeonas. Entonces, con un notable giro de tuerca en la película, Amanda logró una hazaña de magnitudes estratosféricas. Subió de división, a pesar de poder haber defendido su cinturón peso gallo, y retó a una peleadora que lucía imbatible.

Nunes, con una inteligencia y contundencia de heroína, acabó con Cyborg en tan solo un asalto. Un asalto le bastó a Amanda para quedarse con dos cinturones en divisiones diferentes, cosa que nadie había alcanzado dentro de UFC. Eso, el simple hecho de haberlo logrado, le daba el crédito para ponerla en la cima del ranking mundial. Pero la situación es que ha barrido no solo con buenas atletas, sino que lo ha logrado ante las mejores en cada departamento, sin duda alguna y lo ha hecho con total autoridad.

Para que pongamos a alguien a la altura de Amanda Nunes antes tiene que conquistar dos cinturones en dos distintas divisiones de peso. Al momento luce muy complicado, mas no imposible, pero en la baraja de peleadoras hay pocos nombres que puedan lograr tal proeza. Disfrutemos entonces de la reina absoluta del deporte.

Compartir